Lunes 14 de septiembre

El juego dramático en el aula

El juego dramático es una actividad diseñada por el maestro que define el tema sobre el que se va a jugar, la construcción del escenario (espacios y materiales) y los tiempos del juego. Los bichos bolitas y Las hormiguitas, jugaron durante estas últimas semanas al “Supermercado”.


El juego dramático es una actividad diseñada por el maestro que define el tema sobre el que se va a jugar, la construcción del escenario (espacios y materiales) y los tiempos del juego. El guión del juego no está planteado de entrada sino que se desenvuelve a medida que transcurre el juego.
En este sentido, el esfuerzo comunicativo de los niños está al servicio del devenir del juego y pone de manifiesto la manera en que los niños reconocen a la realidad como algo dado y conocido por todos, incluso anterior al juego, que les permite construir un guión común, único y coherente. Toda la sala participa en la misma tarea y, tanto el maestro como los niños, asumen diferentes roles sociales.

Este tipo de juego es utilizado generalmente para indagar los conocimientos previos o sistematizar lo aprendido sobre una realidad particular. Se lo asocia especialmente con el aprendizaje de contenidos sociales referidos al mundo cotidiano del niño, como por ejemplo el supermercado, el zoológico, el kiosco de diarios, la calle de la escuela, etc.

Como dispositivo didáctico, el juego dramático asume una organización específica y se estructura en cuatro fases o momentos: la presentación del tema con la distribución de roles y la organización del material y del ambiente del juego; el juego propiamente dicho, en el que el participante asume su rol y desarrolla el juego; el orden del material y el diálogo sobre lo actuado.

Los Bichos Bolitas y Las Hormiguitas, jugaron durante estas últimas semanas al Supermercado. En una primera instancia se veía un “súper” desorganizado, con productos tirados por todo el piso... Poco a poco, fueron representando la realidad, seleccionando los productos, poniendo en “la heladera” (una mesa pautada), los que necesitan frío y en otra mesa o góndola, los que no, clasificándolos por cajas, latas, frutas y verduras, etc. Se turnaban para ser cajeros, hubo que realizar “billetes” para que pudieran comprar y hasta hubo “Policías o cuidadores” del súper, que controlaban que hubiera cierto orden y pedían que se levantaran los productos del piso.

Fue un tema enriquecedor en experiencias, en conocimientos y en diversión.

¡Les agradecemos muchísimo todo el material que aportaron desde casa!

Y para coronar este tema… ¡fuimos al súper de visita!

Hasta la próxima,

Bichos Bolita y Hormiguitas. Salas de 3 años.